En el lado contrario Windows ha registrado un descenso