Un ejemplo revelador y reciente es el del primer ministro de Reino Unido